miércoles, 22 de marzo de 2017

Por la Memoria, la Verdad y la Justicia

En las puertas de un nuevo 24 de marzo, desde la Lista Azul queremos compartir algunas reflexiones y conclusiones con nuestros compañeros y compañeras no docentes, los trabajadores docentes, los estudiantes y la comunidad en general.

La angustia y la preocupación tiñen este Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Todos los componentes, nominales y conceptuales, que hacen a él han sido pisoteados, puestos en duda, negados o revertidos en este último tiempo.

Hoy es posible ver el retorno de los grises escenarios y las viejas prácticas que creíamos superadas por el país de la Memoria, la Verdad y la Justicia. Las medidas oficiales y los gestos gubernamentales se multiplican y avalan los comportamientos que se asimilan a los de los años de la dictadura, cuyas motivaciones y praxis reveló Rodolfo Walsh en una Carta Abierta que este sábado 25 cumplirá cuatro décadas de profunda actualidad.

1. Al igual que entonces, nuestro país cuenta en sus cárceles a  presos políticos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos deberá realizar una visita al país para proteger los derechos y garantías más elementales, que el sistema judicial argentino no muestra voluntad de preservar.

2. Esa situación se complementa con los episodios crecientes de violencia institucional y “gatillo fácil”, sumada a la incitación mediática a ejercer la llamada “justicia por mano propia”, hechos que mayormente tienen como víctimas a jóvenes de sectores sociales vulnerables.

3. Como ocurría entonces, estas brutalidades no son sin embargo las peores. Como se escribió hace cuarenta años, la peor violación a los derechos humanos es el programa económico que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada. Al gobierno nacional no lo sensibilizan los desempleados de hoy ni los de mañana, el presidente no sabe cuánto percibe un jubilado de haber mínimo y el ex ministro de Hacienda entiende que los trabajadores deben renunciar a dos pizzas por mes para pagar la luz, como si a alguien sobraran. Bahía Blanca, según datos oficiales, cuenta a 20 mil indigentes, mientras que un tercio de sus habitantes percibe ingresos que no alcanzan la canasta básica de 13 mil pesos, cayendo bajo la línea de pobreza. Entre ellos, muchos compañeros no docentes, docentes auxiliares, trabajadores tercerizados y estudiantes.

4. El brutal ajuste volcado sobre los trabajadores, entre los que nos contamos los universitarios y preuniversitarios aún a la espera de paritarias, aumenta día a día el descrédito del gobierno y desafía su praxis de supervivencia. Con ello, hace reaparecer la amenaza de la represión política en boca de la ministra Patricia Bullrich e incluso agita la idea de suspender las elecciones legislativas en la mente de la vicepresidenta Gabriela Michetti, que encabeza el Senado pero piensa en él en términos similares a aquellos que resolvieron su disolución.

5. Todo ello va acompañado de un imprescindible blindaje comunicacional de los medios hegemónicos y de un discurso público de profundo contenido revanchista y negacionista, sólo atemperado ante las reacciones populares. Muchos de los vocablos y sofismas desperdigados pueden oírse en nuestros pasillos, aulas y despachos, llegándose incluso a afirmar en reuniones formales de un órgano oficial que las Madres de Plaza de Mayo “son fascistas”. Debería interpelarnos sobre la función universitaria de generar debates y fundar sentido crítico.

6. Buena parte de las expresiones que degradan al sector público y estigmatizan a sus trabajadores provienen de fuentes oficiales y, en algunos casos, hasta de la propia boca del presidente de la Nación. Científicos, investigadores, docentes, empleados públicos y estudiantes integramos la lista de colectivos y personas ofendidos por el discurso oficial que nos tilda de banales, innecesarios o ñoquis. También en este sentido se escuchan repeticiones cercanas de los clichés.

7. Ese discurso tiene como objetivo ganar terreno en el sentido común, para naturalizar la destrucción de lo público. La educación, a la que pertenecemos como trabajadores no docentes de una Universidad Nacional, ha sido blanco predilecto de los ataques presidenciales y mediáticos, mientras se recortan salarios, eliminan programas de inclusión y planes de fomento y cercenan becas. Para justificar los ajustes y la omisión de la mesa paritaria nacional docente, el ministro de Educación Esteban Bullrich afirma que de ese modo cada provincia pagará hasta donde pueda pagar. Así se retoma, tras doce años de tregua, el proceso de destrucción de la educación pública que comenzó en 1978 con la provincialización del sistema educativo que la dictadura impulsó sin transferir a las provincias los fondos correspondientes.

8. Si aún no lo ha hecho, la comunidad universitaria debería tomar nota de estas expresiones. Sin estudiantes no habrá trabajo docente ni no docente, y si sólo acceden a la educación pública los que, en el léxico oficial, “caen” en ella, las perspectivas no son las mejores para quienes sostenemos nuestra vida en este ámbito.

9. Queremos hacer mención también al particular avance de la impunidad de los represores de la última dictadura, que se ha verificado en aumento. La notoria paralización de las causas se suma a hechos que ocurren en nuestro propio ámbito, con represores condenados a prisión perpetua que salen en liberad del banquillo de acusados que enfrentan por segunda vez en nuestra Aula Magna. Al mismo tiempo, es importante recordar los trámites institucionales que llevan ya un lustro sin resolución, violentando la reglamentación vigente y debilitando nuestro ordenamiento institucional. Ello produce notorias inequidades: sumarios contra docentes, no docentes o estudiantes por causales comunes se han resuelto antes que la situación de acusados por delitos de lesa humanidad.

10. Es por todo lo recontado que queremos proponer, a nuestros compañeros no docentes y a la comunidad universitaria toda, la jornada de reflexión que el feriado propone. Confiamos, pese al cuadro de situación narrado, o más bien por ello mismo, en que nuestro pueblo cuenta con la Memoria suficiente para rectificar este camino que hoy nos encuentra en profunda angustia.


30 mil compañeros detenidos desaparecidos… ¡¡¡Presentes!!!
Libertad a Milagro Sala y todos los presos políticos
Invitamos a acompañar el acto tradicional 
en donde funcionó el CCD “La Escuelita”, en la mañana del viernes 24,  y a marchar en torno a la Plaza Rivadavia a las 16 del mismo día

ListAzul


No hay comentarios:

Visitante Distinguida de la UNS "Taty Almeida"

Foto: Luis Angel Salomon